centre de psicologia assessorament personal i salut PSIGMA

Català  /  Castellano

¿Cómo estás?

620 756 015

Hola, ¿quieres hablar?

 

Si   Ahora no, gracias

Inicio / Metodología / Casos prácticos / Casos practicos de psicología jurídica

Casos practicos de psicología jurídica (legal y forense)

Valoración de los regímenes de visita de la menor con su padre (Peritaje en el ámbito familiar).

Se dictó la sentencia de separación matrimonial de Juan y Paula hace 3 años y medio (2008). Como en aquel momento Gisela, hija menor de ambos, tenía menos de un año, se decidió de mutuo acuerdo que Paula asumiera el cuidado la mayor parte del tiempo, estipulándose visitas progresivas por parte de Juan. Cuando ésta cumplió 3 años de edad, se introdujeron las pernoctas, la mitad de las vacaciones escolares y los contactos dos días a la semana con el padre. En la actualidad, tras una solicitud de divorcio por parte de Juan en la que quiere pedir que se amplíe el régimen de visitas con su hija (que ya cuenta con 4 años en el momento de la exploración), éste decide iniciar el procedimiento pericial con el objetivo de que se pueda determinar, a través de una valoración psicológica, cuál es el régimen de visitas más idóneo de la menor con él. Paula se opone a la ampliación de las visitas solicitadas por parte de Juan, exponiendo la dependencia emocional que tiene la menor hacia ella. Así pues, Paula solicita que no se establezcan pernoctas hasta que la menor cumpla 7 años, e incluso solicita que se dicten Medidas Provisionales a fin de que la menor no tenga que dormir más tiempo con Juan. Considera que las visitas deben ser lo más amplias posibles pero sin pernoctas dado el sentimiento de abandono que tiene la menor ante las mismas. La metodología utilizada en este caso fue la siguiente: lectura del expediente judicial, realización de dos entrevistas evaluativas con cada uno de los progenitores, administración a Juan de una prueba psicológica clínica (debido a las alegaciones por parte de Paula), entrevista con el hermano y la madre de Juan, entrevista individual con la menor, observación dinámica relacional de la menor con cada uno de los progenitores y recogida de información de la escuela y del centro de salud donde iba la menor. De esta manera, los resultados obtenidos a lo largo del procedimiento pericial fueron los siguientes:

  1. Existía una clara actitud negativa por parte de Paula hacia el mantenimiento de las relaciones de Juan con su hija, descalificando totalmente a Juan como pareja y extrapolando las vivencias que había experimentado en este sentido a la relación paterno-filial
  2. Juan sabía diferenciar las vivencias negativas que había tenido en la relación de pareja con los roles paternos, haciendo grandes esfuerzos para que existiera diálogo y cooperación entre ellos que facilitara el manejo de la menor 
  3. La relación paterno-filial estaba completamente instaurada y no existía ningún tipo de repulsa de la menor hacia Juan.

or tanto, en este caso concreto, se extrajo la siguiente conclusión: no existía ningún problema en la ampliación de visitas por parte de Juan y la menor, incluyendo las pernoctas correspondientes. Se propusieron medidas específicas para los intercambios con el fin evitar discusiones entre los progenitores. Se propuso realizar un control sistemático del cumplimiento de las visitas a fin de proponer otras medidas en caso de incumplimiento que podrían comprender el cambio de custodia en el caso de que persistieran las dificultades e incumplimientos.

Valoracion de las alternativas de custodia (Peritaje en el ambito familiar).

Marta (42 años) presenta un recurso de apelación en referencia a la atribución de la custodia de su hija Laia (once años en el momento de la exploración) a su anterior pareja sentimental, Jordi. Coincidiendo con la ruptura sentimental y el miedo a la reacción de Jordi, Marta había cambiado de residencia durante una temporada muy corta, por lo que se había decidido que la menor siguiera residiendo en el hogar familiar con el padre. En la actualidad, Marta había vuelto a la localidad de origen ante el deseo manifiesto de Laia. Marta afirma que la menor permanece con su padre por presión emocional. Solicita la evaluación pericial psicológica, a la que Jordi se opone, así como la apelación de Marta. La Sala de lo Civil admite la prueba solicitada por parte de Marta, que consiste en la evaluación de la menor y de ambos progenitores y sobre cuál de ellos debe atribuirse la guarda y custodia de la misma. La metodología utilizada en este caso fue la siguiente: lectura del expediente judicial, realización de dos entrevistas evaluativas con cada uno de los progenitores, administración a ambos progenitores de una prueba proyectiva (debido a las limitaciones formativas de Jordi), entrevista individual con la menor, administración a la menor de varias pruebas psicométricas, observación de la interacción de la menor con cada uno de los progenitores y recogida de información del centro escolar donde iba la menor. De esta manera, los resultados obtenidos a lo largo del procedimiento pericial fueron los siguientes:

  1. En la evaluación de la menor es especialmente significativo su intento de mantenerse en todo momento en equilibrio entre sus dos progenitores, haciendo una valoración igualitaria de ambos, basada en aspectos positivos. Se considera la hipótesis de que la menor no facilite información que pueda perjudicar al padre, dada la actitud que se observa durante la entrevista tanto por parte de la menor (se observan reacciones de miedo a poder ser escuchada por Jordi) como por parte de éste (actitud negativa de oposicionismo, falta de cooperación, críticas destructivas frente a la nueva pareja de Marta, etc)
  2. En el último año se constatan deficiencias graves en el cuidado de Laia, periodo en el que precisamente ha sido con Jordi, con clara falta de supervisión por parte de éste. No consta ningún tipo de control sobre sus actividades y horarios. La menor dispone de una gran cantidad de información sobre la ruptura de sus padres y los conflictos actuales. Ha adquirido un enorme poder en toda esta situación, totalmente inadecuado para su edad
  3. La información externa (escuela) sugiere que el cuidado de la menor y las atenciones hacia esta han recaído de forma más acentuada sobre la madre, con un desarrollo que siempre ha sido adecuado a los resultados. Se afirma que el rendimiento de la menor ha empeorado mucho este último año (ausencias, conductas inapropiadas, manejo importante de dinero, etc) y es tiene constancia que hace los deberes siempre con su madre. Ante esta situación, los contactos con la escuela por parte de Marta han sido reiterados, personándose en la misma e interesándose por cómo evolucionaba la menor, y contrariamente Jordi no se ha personado nunca a la escuela y sólo ha realizado algún contacto telefónico muy puntual. 

Por tanto, en este caso concreto, se extrajeron las siguientes conclusiones:

  1. La madre cuenta con mayores recursos personales y apoyos por cuidado de la menor
  2. Sería positivo poder trabajar con la menor el conflicto en el que se ha visto inmersa y devolver el poder a las figuras parentales. Habría que trabajar los temores que se observan en la menor.

Valoración de acoso laboral (Peritaje en el ámbito social).

Este caso proviene de un Juzgado de Instrucción donde el denunciante, Pedro (42 años), interpone una querella contra su centro de trabajo, superiores y compañeros. La denuncia es por acoso laboral. El supuesto acoso se inicia muchos años atrás. Se adjunta un amplio expediente donde se detallan de forma pormenorizada las denuncias previas a la empresa. El motivo de la queja de Pedro sería de acoso laboral y la forma de acoso sería la de determinadas insinuaciones o hechos que él dice que eluden a su condición de homosexual, lo niega, rumores a sus espaldas en este sentido y acciones de tipo obsceno del mismo signo a cargo de los compañeros. Con toda esta situación, Pedro lleva varios años con tratamiento psiquiátrico por ansiedad-depresión. Los informes psiquiátricos se conectan con la supuesta situación de acoso laboral. Así pues, se solicita judicialmente que un especialista en psicología proceda a hacer un reconocimiento del estado mental de Pedro como "lesionado". En este caso se observa que Pedro no presenta antecedentes psiquiátricos ni psicológicos anteriores al presente episodio. Proviene de una familia numerosa de clase media. No existen antecedentes familiares ni personales relacionados con la presente denuncia excepto esquizofrenia paranoide en uno de los hermanos y un tío paterno. La metodología utilizada en este procedimiento fue la siguiente: revisión exhaustiva de toda la información que se presenta de oficio, entrevista evaluativa individual con Pere y administración a Pedro de diversas pruebas psicodiagnósticas. De esta manera, los resultados obtenidos a lo largo del procedimiento pericial fueron los siguientes:

  1. Pedro es siendo subjetivamente "acosado" en el ámbito laboral, lo que le aboca a seguir un tratamiento psiquiátrico y psicológico.
  2. Se trataría de una supuesta víctima que en el momento actual, 10 años después de haber iniciado el citado acoso, aunque sigue trabajando en el mismo centro de trabajo donde se habría iniciado la problemática.
  3. Observando las vivencias actuales en torno a la eclosión del conflicto, desarrollo y enlace final (denuncia), observamos que el relato es parcialmente confundido, mal sistematizado, como de hecho se expone en el informe del psicoterapeuta que lo trata. También observamos que esta ligera confusión se basa en que el propio Pedro informa que sus sospechas - reducidas al ámbito de la supuesta homosexualidad-, no se basan en percepciones, por tanto, no puede existir trastorno sensoperceptivo y estamos descartando la existencia de un proceso del tipo esquizofrenia, lo que tiene antecedentes familiares directos. Las sospechas iniciales se basan en "sentir" o "intuir" en todo caso "miradas" que son interpretadas con intencionalidad sexual.
  4. Desde un punto de vista clínico la vivencia intencional, recurrente, no basada en principio con percepciones reales, que luego se van complicando en el tiempo, nos sitúa de lleno en el ámbito de la posible interpretación de estímulos que pueden ser neutras y que en el caso de la existencia de un delirio de tipo primario, viene acompañado por una gran angustia , confusión por las vivencias de lo que está sucediendo, falta de un delirio bien sistematizado inicialmente e implicación progresiva de personas y hechos que dan básicamente sentido a las vivencias persecutorias.
  5. Al margen de los hechos objetivos de los que fuera víctima en Pedro, el que se podría afirmar es que en la base de eclosión de estos, se encuentra un delirio primario, paranoia, trastorno delirante según el DSM-IV.

 Por tanto, en este caso concreto, se extrajeron las siguientes conclusiones:

  1. Pedro presenta una personalidad paranoide y ha desarrollado un delirio primario, trastorno delirante, sobre una personalidad premórbida, sin base en alteraciones en la sensopercepción, y si en base a ideas de perjuicio de tipo paranoide.
  2. Pedro presenta una carencia de conciencia de enfermedad, habiendo elaborado entorno estas ideas un delirio que es irreducible a la argumentación lógica y se mantiene a lo largo de los últimos diez años.
  3. El tipo de problemática referida podría provocar, por reacción al propio ambiente para el que se siente perseguido, algunas manifestaciones efectivamente despreciativas, humillantes, tendentes a aislarlo, lo que genera una retroalimentación de las propias vivencias de persecución.
  4. Pedro, que presenta antecedentes familiares de esquizofrenia paranoide, es una persona vulnerable a presentar el tipo de trastorno que presenta frente al estrés.
  5. Pedro debe ser tratado psiquiátricamente.
  6. El presente informe es de tipo confidencial, no debe ser transmitido a lo informado y sí a los familiares ya las autoridades pertinentes.
  7. El delirio primario de tipo paranoide siempre implica un riesgo de reacción violenta si lo informado se sintiera amenazado.

El peritaje de la imputabilidad: maltrato doméstico (Peritaje en el ámbito penal).

Se trata de una familia aparentemente normal compuesta por el padre (Jaime), la madre (M ª Rosa) y dos hijos adolescentes (Marcos y Cristina). Sin antecedentes policiales ni delictivos. Un día M ª Rosa se presenta en Comisaría para denunciar una agresión física por parte de Jaume. Manifiesta que la causa es que él creía que ella no estaba limpiando bien unos armarios. Ella pensó que la mataría, ya que en un momento determinado hizo el gesto de estrangularla, por lo que ella huye de inmediato. M ª Rosa presentó varios informes médicos sobre fracturas antiguas de costillas, muñecas, dedos y contusiones múltiples. Ruptura del tímpano que también atribuye a un golpe por parte de Jaume. La última fractura reciente era de una pierna por una supuesta caída accidental, según el informe médico. M ª Rosa hace referencia en su denuncia a una historia de malos tratos físicos y psicológicos intensos desde la fecha del matrimonio (15 años atrás). En el momento en que se realiza el peritaje, M ª Rosa ha ido a vivir con sus padres. Así pues, se solicita de oficio que se valore el grado de imputabilidad de Jaume como imputado. La metodología utilizada en este procedimiento fue la siguiente: estudio de las diligencias judiciales, entrevista evaluativa individual semiestructurada con Jaume y administración al mismo de diversas pruebas psicodiagnósticas. De esta manera, los en los resultados obtenidos a lo largo del procedimiento pericial, se destacan varios aspectos aparentemente paradójico, y que fueron los siguientes:

  1. Jaume aporta deficientes respuestas ante la realidad incontestable de numerosas fracturas antiguas que presenta M ª Rosa, expresando una supuesta "doble personalidad" por parte de esta
  2. Frente a esta situación global, Jaume manifiesta "sorpresa", esto podría suponer una negación de la realidad que se utiliza como estrategia de autodefensa de la propia imagen y que es muy corriente en abusadores dentro del ámbito doméstico. Esta negación constituye el extremo de un proceso de minimización del daño. No se corresponde ni puede entenderse como producto de enfermedad mental o deficiencia intelectual
  3. El maltrato no se ejerce de una forma constante sino de forma intermitente, ya que el que ejerce este abuso tiende a "olvidar", " minimizar "o" negar "la situación, al igual que la propia víctima
  4. Como antecedentes que habrían podido propiciar el maltrato, se encuentra la propia situación emocional de Jaume mucho antes de conocer a M ª Rosa. Existe una identificación masiva con la figura paterna por parte de éste, que podría haber sido vivenciada como maltratadora y abandonadora, conformando un psiquismo de tipo obsesivo donde Jaume se ve obligado a cumplir las normas de una forma estricta (y de forma punitiva en la infancia)
  5. Jaime no ha tenido relaciones anteriores con otras mujeres, o no las reconoce, por tanto, se presenta como una persona que no cuenta con masas habilidades sociales con el otro sexo, o que no ha puesto en práctica estas habilidades en el trato con mujeres y la resolución de los conflictos que ello implica
  6. Si ha existido maltrato, este Se inscribe dentro de un maltrato silencioso, poco visible, en el seno de una familia sin problemática psicosocial aparente, donde los condicionantes exteriores no parecen tener mayor influencia, en beneficio de los factores de personalidad propia de los actores. 

Por tanto, en este caso concreto, se extrajeron las siguientes conclusiones:

  1. Jaime presenta un perfil de personalidad con rasgos acusados obsesivos, psicopáticos y antisociales
  2. La responsabilidad, de forma global, y desde el punto de vista de la personalidad de Jaime, no se encuentra alterada, si bien no se ha podido realizar un análisis etiopatogénico de los supuestos hechos.

Valoración de la capacidad para ejercer como padre y de la relación paterno-filial

Josep acude a Psigma aconsejado por su abogado y tras verse inmerso en un proceso de divorcio contencioso. Explica cómo tras más de 10 años de relación con Joana y tras un largo período de desavenencias conyugales, decide romper su matrimonio y abandonar el domicilio familiar. Fruto de dicha relación nació Eduard, con aproximadamente 6 años en el momento de la consulta, y Josep nos explica que quiere aportar en el proceso judicial una evaluación de sus características de personalidad y especialmente de su capacidad para ejercer como padre de Eduard, así como de la relación paterno-filial existente entre ambos.

Siempre teniendo presente el interés superior del menor, le aconsejamos realizar también una evaluación de Joana, para poder determinar qué régimen de custodia es el mejor para el menor. Tras contactar con ella y negarse a realizar dicha evaluación, la única evaluación posible es la del menor Eduard y el entorno de Josep, dado que éste solicita la custodia compartida del niño.

Tras el estudio del expediente judicial del caso y el contacto con el abogado de Josep realizamos exploración psicológica a través de varias entrevistas y aplicación de pruebas psicotécnicas. Posteriormente se realiza también entrevista a los padres de Josep, dado que es en su domicilio dónde actualmente reside éste y dónde residiría el menor en caso de ser otorgada la custodia compartida. También se realiza una sesión de evaluación con Josep y su hijo, para poder observar la interacción paterno-filial, y se realiza una evaluación del menor de forma individualizada.

Cómo resultado se valora que Josep está capacitado para ejercer como padre y que la influencia de los abuelos sobre el menor no sólo es beneficiosa si no muy recomendable en aras de su educación y desarrollo. Dada la negativa de la madre del menor a realizar la evaluación no puede determinarse qué alternativa de custodia es la mejor, pero sí puede afirmarse que no existe ningún impedimento para que Josep la ejerza tal como solicita.

Una vez realizada la devolución del informe a Josep, y realizado el contacto con el abogado, se prepara la ratificación del mismo en la fase de juicio, dónde acudimos para responder a las cuestiones relativas al mismo. Finalmente, y tras dar apoyo a Josep en la fase de juicio, las partes llegan a un acuerdo de custodia compartida del menor en el que éste pasará 7 días con cada uno de los progenitores.

Contacta con Psigma

620 756 015
info@psigma.cat
Formulario de contacto

Barcelona
C. Aragó 268, 3er 1a

Vic
C. Morgades 19, ent. 3era

Manresa
C. Vilanova, 1-3, 1er F, (Plana de L'Om)
T. 938 723 263

Girona
C. Barcelona 61, 2n 1a

Psigma

El equipo de psicólogos en Vic, Barcelona, Manresa y Girona somos especialistas en psicología infanto-juvenil y de adultos en el diagnóstico y tratamiento psicológico. También somos expertos en terapia de pareja en Barcelona, Vic, Manresa y Girona, sexología, crecimiento personal y psicología jurídica. No dudes en pedirnos información. El equipo multidisciplinar de salud de Psigma te daremos la información que necesites.

Área clientes