centre de psicologia assessorament personal i salut PSIGMA

Català  /  Castellano

¿Cómo estás?

620 756 015

Hola, ¿quieres hablar?

 

Si   Ahora no, gracias

Inicio / Metodología / Casos prácticos / Casos prácticos de terapias de adolescentes

Casos prácticos de terapias de adolescentes

Casos de terapias de adolescentes con alta consecución de objetivos

Laia, 13 años, TDAH. 2 cursos académicos:

Reeducaciones psicopedagógicas.

Laia acude a la consulta acompañada de su madre con un diagnostico de TDAH.

Su demanda hace referencia a que necesita soporte para mantener la atención durante las clases en el instituto. Los pacientes con este tipo de trastorno, necesitan ayuda con la organización de sus estudios y estrategias para ser capaces de mantener la atención. Así que se trabaja con ella dándole diferentes técnicas para mantener la atención, se realiza control de agenda y se llevan a cabo técnicas de estudio, para que ella pueda gestionar las tareas  escolares y así poder asumir mejor los diferentes contenidos de sus estudios.

Una vez aprendidas las diferentes técnicas, Laia consigue mantener un ritmo de estudio con su correspondiente mejora de las notas, una vez afianzamos el aprendizaje, se da el alta terapéutica dando unas pautas a los padres y a ella misma para seguir manteniendo el ritmo de trabajo.

 

Nil: 17 años. Conflictos de relación con sus padres. 12 sesiones:

Se trata de aquellos casos que nos gusta comentar, ya que la conflictividad era muy alta y la desesperación de los padres y, principalmente de la madre, era muy importante.

Nil era un muchacho que contestaba mal a sus padres, se peleaba dialécticamente con ellos y les insultaba. No hacía caso de las normas establecidas en casa y presentaba una desorientación emocional y laboral importante.

"estoy tan desesperada que me siento derrotada, no sé que tenemos que hacer, ya lo hemos probado todo"

Realizamos una evaluación con los padres y una con la madre sola, en la cual detectamos deficiencias comunicativas y asertivas importantes, así como una gran dificultad de control de las emociones y el estrés. Entonces realizamos un par de sesiones psicológicas con Nil, en las cuales se detectó una gran queja hacia el trato y percepción de alta incoherencia e injusticia en las normas de los padres hacia él.

La terapia consistió en transmitir las inquietudes del hijo a los padres y viceversa, hecho que provocó que los padres rebajasen su ansiedad por la situación y se aproximasen más a su hijo, reforzándolo más y no imponiéndola tantas cosas. Comenzamos incrementando y teniendo como obligación, por parte de los padres, la negociación con el hijo y la cesión respecto a él, para que éste aceptase también ceder y, entonces, con menos tensión y más proximidad, pudiesen negociar, con consejos y directrices que les recomendamos los psicólogos de Vic.

 

Laura, 15 años: Tristeza, somatizaciones e inseguridad. 34 sesiones:

El caso de Laura lo queremos destacar porque consiste en un sufrimiento muy característica en estas edades. La adolescencia es una época muy compleja, por los cambios mentales, de personalidad, sociales y corporales que se producen. Deben entenderse y asumir muchos aspectos de la vida y esto sumerge a personas sensibles al riesgo de caer en la rareza, el miedo y la tristeza.

"La adolescencia es una época muy compleja,
por los cambios mentales, de personalidad,
sociales y corporales que se producen"

Este fue el motivo de la visita de Laura al gabinete de psicología y salud de Vic. A lo largo de su vida, Laura ya había sido una niña con ciertos momentos de sufrimiento. Ahora era más intenso porque no tenía ganas de ir al Instituto; muchos día no iba, sólo tenía ganas de llorar y le resultaba difícil asimilar conflictos que se producían con las amigas. Tenía mareos, vómitos, dolores... y se había convertido en crónico, desde hacía tiempo.

Le explicamos que tenía una personalidad sensible y neurótica y, como tal, era muy sensible a cualquier aspecto mínimamente negativo de la vida. Trabajamos estilo de vida, cognitivo, prioridades, expectativas, reestructuración, entreno en habilidades sociales, trabajo de autoestima, de valorar qué debía sentir y qué no, orientación profesional y asesoramiento en relación a chicos y amigas, entre otros.

Laura dejó la terapia cuando aún considerábamos (los psicólogos) que no había aprendido lo suficiente. Aun así, consideramos que la mejora que experimentó en cuanto a conocer qué le ocurría fue muy grande, cada vez somatizaba menos su sufrimiento y se le redujo la tristeza a momentos puntuales.

Creemos que fue clave el hecho de que ella supiese qué le ocurría y que pudiéramos enseñarle estrategias para prevenir situaciones dificultosas y para controlar su sensibilidad.

 

Casos de terapias de adolescentes con baja consecución de objetivos

Joan, 15 años, TDAH, 1 curso académico:

TDAH con fracaso escolar:

Joan es un chico con  problemas de conducta y bajo rendimiento escolar. Es hijo de padres separados. Después  de la valoración, se determina que Joan sufre de TDAH y esto hace que tenga un bajo rendimiento escolar. A la vez, el chico ha vivido una infancia difícil, ya que ha ido pasando temporadas con el padre y con la madre de manera inestable durante sus primeros años de vida. Así que, también hay una afectación emocional y presenta una autoestima muy baja. Joan no tenia adquiridos unos hábitos de estudio, y presenta sentimientos de rabia contra los de su alrededor.

Se deriva a una psiquiatra, con la medicación la conducta de Joan mejora. Aún así, se le proponen diferentes técnicas de auto control de la conducta y también de estudio, las cuales no aplica. También se hace asesoramiento a los padres.

Por otro lado, el padre de Joan decide llevar-lo a otro psicólogo, con el cual, se realizan diferentes coordinaciones para trabajar en la misma línea. Joan se siente obligado a asistir al psicólogo y no es consciente del problema ni de que debe realizar algunos cambios; las sesiones son muy poco productivas. En ver que Joan no aprovecha las sesiones se decide a demanda de los padres, hacer un seguimiento para ellos sin que el chico deba acudir a las visitas. Finalmente, estos se desvinculan del servicio, aunque siguen existiendo necesidad de asistencia terapéutica

 

Santi, 17 anos: Depresion. 26 sesiones.

Los abandonos más comunes son por los motivos y por las problemática que os explicamos a continuación.

Suelen ser personas pesimistas, con mucha exigencia hacia ellos mismos y ésta se traslada a la terapia. La propia exigencia y pesimismo interactúan y provocan una espiral de sensaciones y pensamientos negativos a lo largo de la vida y en momentos determinados explotan.

Cuando vino al centro de psicología y salud de Barcelona, Santi llevaba un par de años inhibido, deprimido y muy aislado de amigos y familiares. Los pensamientos que tenía eran tristes, catastróficos y creía que no lo superaría. Presentaba ideación suicida.

"¿Cuándo empezaremos a hacer alguna
cosa en la terapia?"
(Comentario de Santi en la sesión 19ª)

Trabajamos primero en darle información, explicarle el proceso y el pronóstico de lo que le ocurría (muy importante en cualquier terapia). Entonces insistíamos en el trabajo de la autoexigencia. Cabe decir que este tema aparece mucho como causante de la mayor parte de sufrimientos emocionales o psicológicos. También trabajábamos con habilidades y especialmente en el proyecto vital del día a día.

El paciente, sin quererlo, buscaba más cosas, no se veía bien. Primero, naturopatía, después terapias alternativas; entonces le recomendamos psiquiatría y fármacos.

Le advertíamos que estaba buscando la solución fuera y que no se permitía el proceso de mejora que necesita cualquier ser humano en una depresión. El no nos hizo caso y abandonó la terapia, acudiendo a una psicóloga de la Seguridad Social recomendada por su psiquiatra.

Es un típico caso en que todos tenemos que reflexionar acerca si es o no mala praxis profesional recomendar cambio de terapia a un paciente que busca en los demás la solución total y rápida (varita mágica) de su malestar y no asume gran parte de la responsabilidad que le incumbe.

Para nosotros, fue un paciente con muy mal pronóstico porque su ansiedad en mejorar le conducía constantemente a dejar todas las terapias y profesionales y a estar cada vez peor y más desesperado.

 

Contacta con Psigma

620 756 015
info@psigma.cat
Formulario de contacto

Barcelona
C. Aragó 268, 3er 1a

Vic
C. Morgades 19, ent. 3era

Manresa
C. Vilanova, 1-3, 1er F, (Plana de L'Om)
T. 938 723 263

Girona
C. Barcelona 61, 2n 1a

Psigma

El equipo de psicólogos en Vic, Barcelona, Manresa y Girona somos especialistas en psicología infanto-juvenil y de adultos en el diagnóstico y tratamiento psicológico. También somos expertos en terapia de pareja en Barcelona, Vic, Manresa y Girona, sexología, crecimiento personal y psicología jurídica. No dudes en pedirnos información. El equipo multidisciplinar de salud de Psigma te daremos la información que necesites.

Área clientes