centre de psicologia assessorament personal i salut PSIGMA

Català  /  Castellano

¿Cómo estás?

620 756 015

Hola, ¿quieres hablar?

 

Si   Ahora no, gracias

Inicio / Metodología / Casos prácticos / Casos prácticos de terapias de sexualidad

Casos prácticos de terapias de sexualidad

Ariadna, 16 años. Vaginismo. 12 sesiones:

Ariadna acude a terapia desconcertada y avergonzada porque no puede disfrutar de relaciones sexuales del todo satisfactorias con su pareja. Sus primeras palabras fueron:

“No sé qué me pasa, pero es como si eso de ahí abajo estuviera cerrado y no lo puedo abrir”.

Esta contracción involuntaria también se daba en otras situaciones, como en las exploraciones ginecológicas. Son momentos que vivía con gran ansiedad, vergüenza y temor. También evitaba el uso de tampones.

La relación con la pareja es sana, con confianza, estima y respeto entre ambos y ella sentía verdaderas ganas de tener relaciones sexuales con penetración. Lo habían intentado varias veces, pero cuando la atención o el contacto se centraban en sus genitales, aparecía el muro.

Al indagar en sus actitudes respecto la sexualidad aparecieron diversos miedos encubiertos: miedo al dolor, al embarazo, a perder a la pareja, etc. “Estoy tranquila y de repente mi cabeza se activa y piensa, piensa, piensa... y me entra una cosa... no sé qué, pero no es bueno, no me hace sentir bien”.

Al explorar la educación sexual recibida se hicieron patentes varios mitos y falsas creencias que, conjuntamente con los pensamientos negativos y cierto rechazo hacia su propio cuerpo, le producían gran ansiedad, lo que disparaba la alarma: el vaginismo.

Partiendo de una educación sexual veraz y libre de mitos, durante la terapia se trabaja la anatomía femenina, la autoexploración del propio cuerpo y de los genitales, poniendo nombre a “aquello de ahí abajo” y a todas sus partes. El hecho de mirar, explorar y dibujar su vagina significó un gran paso para Ariadna, dándole una súbita confianza y curiosidad. El siguiente paso fue la autoestimulación y, seguidamente, la introducción progresiva de un dedo, dos... Este trabajo estuvo acompañado de la optimización de otros recursos como las fantasías, la relajación, la exploración de zonas erógenas y la gestión de las diferentes emociones que iban surgiendo.

En las últimas sesiones, Ariadna mostraba una actitud mucho más abierta y positiva. En las relaciones con la pareja aprendió a adoptar un papel más activo: ahora ya sabía qué le gustaba y lo podía comunicar, ya conocía su cuerpo, la mente estaba más erotizada y había conectado con el placer que su vagina le proporcionaba.

 

Alba, 17 años. Consulta sobre anticonceptivos y dudas sexuales. 4 sesiones.

Alba inicia tratamiento para hablar sobre el uso de los anticonceptivos, se ha iniciado en las relaciones sexuales hace aproximadamente medio año, durante la entrevista explica que usa preservativos masculinos pero que tiene problemas porque su novio no los quiere utilizar y la presiona para hacerlo sin preservativo. Él se queja de que no le gusta y que siente menos, por esta presión ella ha accedido algunas veces a iniciar la relación sin protección, pero está tensa y tiene miedo de quedarse embarazada.

Ella tiene claro que quiere usar el preservativo desde el primer momento que hay penetración pero no quiere que se enfade y a veces ha accedido a lo que él quiere sólo para tenerlo contento.

Durante el proceso de terapia primero trabajamos sobre los anticonceptivos, con educación básica sobre por qué utilizarlos siempre y cuáles son los riesgos de no hacerlo. Después trabajamos con habilidades de comunicación y asertividad, sobre qué es amar y el respeto hacia uno mismo y los otros, también los derechos que tenemos como personas a poder decir que no y que se respete nuestra opinión. Finalmente también hablamos de autoestima y cómo valorarse más a sí misma, aumentando las habilidades sociales y personales.

"Ahora digo lo que pienso y expreso lo que quiero con más facilidad, noto que así me respeta más
y ya no lo paso mal"

 

Judit, 18 años. Anorgasmia i falta de deseo sexual. 10 sesiones.

Judit de 18 años vino al centro muy desanimada porque desde hacía unos meses comenzó a sentir poco deseo sexual originado por la dificultad de tener orgasmos que sufría desde el comienzo de su vida sexual. Esta situación le provocaba un bloqueo a la hora de tener relaciones con su pareja y afectaba el estado de la relación.

Con ella nos dedicamos a trabajar la ansiedad que sentía a la hora de tener relaciones sexuales mediante ejercicios de relajación, ya que al centrar la atención en el orgasmo, en muchos casos se logra inhibirlo y, en su caso, ella terminaba bloqueándose. Todo esto se logró gradualmente y a su ritmo. Aconsejamos que utilice la auto-estimulación sexual, para llegar a conocer sus puntos sensibles y cómo estimularlos. Remarcamos la importancia del uso de las fantasías sexuales ya que da cierta libertad para experimentar cualquier variedad sexual fuera de la realidad.

Al llegar el punto en que ella se sentía más dispuesta a intentar otras cosas, incluimos a su pareja en la terapia. Comenzamos por brindar estrategias para mejorar la comunicación entre ellos, ampliar su repertorio sexual, remarcar la importancia de los preliminares en los cuales ella debía estar muy estimulada.

Al final de la terapia hemos conseguido que ella modificara de los pensamientos negativos respecto al sexo y su negativismo, con otra proyección sobre sí misma, más positiva y constructiva. Consiguió estar más relajada y desinhibida. Ambos lograron mejorar su comunicación, conocerse mejor y poco a poco tener relaciones sexuales más placenteras.

 

Alex, 17 años. Eyaculación precoz. 9 sesiones.

Alex contacta con nosotros ya que ve que no aguanta suficiente tiempo mientras hace el amor con su novia, ella no llega al orgasmo por falta de tiempo y le preocupa esta situación. Cada vez que quiere hacer el amor se ve pensando en sus inquietudes de no saber si podrá controlar la eyaculación y nota que cada vez se le hace más difícil, se preocupa más y no disfruta de la relación de pareja, para él el orgasmo cada vez es menos placentero y empieza a poner excusas para evitar las relaciones sexuales para no tener la sensación de frustración que le generan. Es totalmente consciente de que se ha metido en un círculo vicioso a nivel de pensamiento y no sabe cómo afrontarlo por sí mismo, ve que necesita ayuda psicológica para mejorar la eyaculación, las relaciones sexuales y salir de este lío mental que se ha hecho.

Uno de los primeros pasos en la consulta es explicar el condicionamiento sexual negativo que ha hecho sin querer del reflejo de eyaculación. Durante la entrevista inicial detectamos que Alex aprendió a eyacular rápidamente ya que cuando se masturbaba tenía miedo de que le atraparan sus padres y casi siempre miraba de eyacular lo más rápido posible, por lo tanto tenía un aprendizaje condicionado en este sentido de la rapidez. Entonces con su novia que es con la primera que mantiene relaciones sexuales ha mantenido el reflejo de eyaculación rápida y aunque quiera no lo puede controlar y ha cogido miedo que empeora la situación. Alex al entender el mecanismo se tranquilizó ya que le explicamos que se podía re aprender y condicionar positivamente a través de ejercicios físicos y trabajo psicológico. Comenzó a practicar los ejercicios sexuales en casa, que comprendían técnicas de relajación, técnicas de masturbación con parada, para tomar conciencia del reflejo eyaculatorio y saber parar antes de eyacular y técnicas de visualización positiva. Cuando hicimos la sesión siguiente vimos que había hecho muy bien todos los ejercicios y continuamos trabajando a nivel de sus inseguridades y miedos sexuales con técnicas de reestructuración cognitiva para aprender a cambiar los pensamientos auto limitadores y coger confianza en sí mismo. Finalmente trabajamos con ejercicios sexuales en pareja, hay que decir que su novia fue muy colaboradora y tenía una muy buena actitud, empática y con nada de presión ni exigencia que ayudó mucho a Alex a mejorar con pocas sesiones. Nos centramos en ampliar el tipo de relación sexual que tenían y en quitar importancia a la penetración, obtuvimos un resultado muy bueno de este cambio, se relajaron y aprender a estimularse y a disfrutar más allá de la penetración.

“Nos sentimos más unidos y bien,
ahora el sexo ya no es un problema”

El trabajo con Alex fue muy positivo ya que con unas 7 sesiones logró estar mucho más tranquilo y confiado, alargó su reflejo de eyaculación y mejoró la manera de afrontar las relaciones, ya no las evitaba, mejoraron mucho a nivel de comunicación con la pareja, también la manera en que hacían el amor, ampliando los preliminares, donde la pareja se excitaba mucho más y cuando empezaron a hacer penetración paraban cuando él veía que estaba a punto de eyacular, alargando este momento de forma muy satisfactoria. Poco a poco fue ganando seguridad en sí mismo, la pareja disfrutaba de las relaciones y juntos fueron alargando el tiempo de respuesta y la satisfacción sexual.

 

Rosa, 26 años. Vaginismo. 21 sesiones.

Rosa comienza la terapia ya que no puede tener relaciones sexuales completas con penetración, disfruta del sexo en sus variantes pero nunca ha conseguido la penetración, ve que su problema no mejora, y se va sintiendo cada vez peor, sabiendo que si no lo remedia nunca podrá disfrutar plenamente de las relaciones sexuales con su pareja ni ser madre de forma natural en un futuro.

Con Rosa empezamos a trabajar los miedos y las falsas asociaciones que hacía con el dolor y las sensaciones desagradables, a través de ejercicios fuimos relajando el cuerpo y la mente, y flexibilizando sus ideas limitadoras. Fuimos pasando de un rechazo muy marcado a todo lo relacionado con su vagina a una forma más natural de relacionarse con su sexo , aprendió a mirar positivamente , a tocarse sin miedo y a despertar las sensaciones agradables que le podía proporcionar su vagina . El trabajo con su pareja también fue muy motivador y positivo, pusimos palabras a lo que sentían de una manera constructiva y evolucionar de una visión de problema, frustración y desesperanza a una visión de aprendizaje y de disfrutar, mejorando la comunicación y la forma de relacionarse.

"En la terapia he hecho un camino difícil pero he aprendido más allá del sexo, a ser más abierta y a sentirme mejor, ahora tengo una vida en general más feliz y me siento bien con mi sexualidad"

 

Julio 30 años. Eyaculación precoz. 10 sesiones.

Julio pide ayuda porque eyacula antes de lo que él quisiera, está cada vez más inseguro sexualmente y tiene miedo de que su pareja se canse y lo abandone. Siempre ha tenido este problema y no sabe qué hacer ni cómo resolverlo. Empezamos con sus experiencias y trabajar con los miedos e inseguridades más relevantes, aprendiendo a no asociar el sexo sólo con la penetración y ampliar la experiencia con la pareja , aprendieron a través de la focalización sensorial a disfrutar de su cuerpo más allá del sexo, a descubrirse, acariciarse y reencontrarse con placer y seguridad, nos centramos en todo lo que no era la penetración, con Julio pautamos ejercicios de masturbación para reaprender las sensaciones asociadas al orgasmo y aumentar su conciencia del reflejo orgásmico , a partir de ahí fue construyendo una imagen más segura de sí mismo y aumentando el tiempo entre el inicio del acto sexual y la eyaculación. También hicimos visualizaciones para desarrollar una imagen sexual de sí mismo más positiva y creativa, con seguridad, y trabajamos con relajaciones para disminuir la ansiedad y sentirse más tranquilo y bien. Todo este trabajo lo fuimos acompañando con su pareja, les ayudó a comunicarse mejor, aprender nuevas maneras de pasarlo bien y aumentar la frecuencia de las relaciones que tenían y mejorar la satisfacción sexual. En unas 8 sesiones se sentía más seguro, sabía qué hacer para aumentar su tiempo de respuesta sexual y estaban mejor como pareja y con las relaciones sexuales que tenían, las dos sesiones restantes fueron de seguimiento y concluimos la terapia de una manera satisfactoria.

"Siento que este tiempo ha sido interesante para aprender, conocerme y mejorar sexualmente, también para saber que muchos hombres se encuentran con el mismo problema que yo"

 

Ferrán, 40 años. Disfunción eréctil. 17 sesiones:

Ferrán acudió a nuestra consulta junto a su pareja Carme. Su posado era tenso y parecía cohibido. Carme nos contó que desde hacía un año (desde que Ferrán se quedó sin trabajo) que las relaciones sexuales entre ellos no eran satisfactorias, principalmente porque Ferrán no conseguía mantener la erección en el momento de la penetración. Eso les provocaba un gran malestar y largas discusiones. Él confesó sentirse perdido e impotente:

“No sé qué hacer, no sé qué me pasa ni cómo llevar esta situación. Es pensar en estar juntos y ofuscarme porque ya sé cómo terminará la cosa...”

Poder trabajar con la pareja fue clave para el éxito de la terapia. A lo largo de las primeras sesiones y al observar la dinámica de la pareja, constatamos que las exigencias de Carme agravaban la ansiedad de Ferrán y que éste sólo estaba pendiente de conseguir una buena erección, desconcentrándose de las sensaciones eróticas. Un círculo vicioso.

Los objetivos terapéuticos y las tareas para casa estuvieron dirigidos a restablecer la confianza sexual, la creación de un ambiente sexual no exigente, la disminución de la ansiedad y la culpa y el (re)aprendizaje de centrar la atención en sensaciones eróticas, dejando atrás los pensamientos negativos, las creencias limitadores y los mitos, sobretodo referentes a la penetración, tan sobrevalorada en nuestra sociedad. Todo ello facilitó que la pareja retomara una intimidad cómoda y respetuosa, mejorara su comunicación emocional y reconectara con la sexualidad que deseaban, el placer de disfrutar juntos, de jugar, explorar...

El proceso de cambio en la pareja fue evidente, sobretodo en su complicidad y muestras de afecto. Incluso la postura de Ferrán se transformó: en las últimas sesiones se notaba relajado, firme y enormemente motivado por el crecimiento -personal y erótico- que había experimentado.

“Se nos ha abierto un mundo nuevo, con sensaciones y momentos tan especiales... Ahora vamos a la una, sabemos lo que queremos y eso me ayuda a estar tranquilo”

 

Cecilia, 21 años: Episodio depresivo + Dispaureunia 21 sesiones.

Cecilia es una chica de 21 años que consideraba que tenía un carácter difícil pero que últimamente notaba que se enfadaba más, se sentía más irritable, ansiosa, lloraba y le cambiaba el humor con mucha facilidad. Durante la avaluación se observó que la sintomatología descrita respondía a un episodio depresivo, básicamente original, porque no conectaba desde hacía tiempo con las personas de su entorno, incluida su pareja, motivo por el cual habían ido deteriorándose estas relaciones.

Además, llevaba meses sin tener relaciones sexuales con la pareja ya que, por una parte, no sentía deseo, y, por otra, sentía dolor durante las relaciones. Notamos, y ella misma lo reconocía, que acostumbraba a malinterpretar algunas situaciones y eso había motivado que se fuese alejando de las personas que más amaba.

"Últimamente me noto más irritable, ansiosa, lloro y tengo cambios constantes en mi estado de ánimo Hace meses que no tenemos relaciones sexuales
porque siento dolor en la penetración"

Por lo tanto, nos centramos en trabajar en aquellas cosas que hacían que malinterpretase situaciones sociales, de pareja, de familia....ayudándola a buscar otras alternativas posibles. Se trabajó en los errores cognitivos implicados y també el perfeccionismo, mediante la técnica de la reestructuración cognitiva, ya que tenía elevadas expectativas que aplicaba a sí misma y a los demás que hacían difícil que cualquiera las consiguieses, conduciéndola a un estado casi permanente de frustración.

Poco a poco, su estado de ánimo fue mejorando y aprendió a ver las situaciones diarias desde otro punto de vista, más empático y relajado, que le permitía acercarse de nuevo a las personas con las cuales convivía y con su pareja. Pero lo que no mejoraba eran las relaciones sexuales, ya que Cecilia había cogido tanto miedo que no quería ni intentarlo.

Analizando cómo fueron las últimas relaciones, observamos que ya se encontraba inmersa en un estado de angustia importante y que durante las relaciones estaba más pendiente de sus preocupaciones personales que de la relación sexual. Por lo tanto, no entraba nunca en una fase de excitación que le permitiese una lubricación suficiente para la penetración sin dolor.

Citamos a la pareja para explicarle la hipótesis del dolor de Cecilia, hablar abiertamente del malestar que le producía el hecho de no tener relaciones sexuales desde hace meses, hacer una sesión de psicoeducación sexual y explicarles el tratamiento conductual a seguir.

Tendrían que ir realizando fases, desde la focalización sensorial y genital hasta la penetración completa, con una serie de hitos que deberían conseguir en cada paso antes de efectuar el siguiente. Cuando llegaron a la fase de penetración, la relación sexual resultó satisfactoria y sin dolor, lo cual permitió a Cecilia acabar de perder el miedo a volver a sentir dolor y recuperar así el deseo sexual.

 

Jordi, 34 años: Eyaculación precoz. 16 sesiones.

Uno de los temas más solicitados en problemas sexuales masculinos. El caso de Jorge es uno de los tantos que podríamos comentaros. Suelen tener un éxito muy elevado.

Llegó Jorge con una preocupación muy elevada por el hecho de no poder controlar su eyaculación. Este hecho la provocaba un sufrimiento y temor a que su pareja se enfadase y pudiese cansarse de él. Le retroalimentaba la ansiedad previa a las relaciones y las evitaba. Cada vez las relaciones eran más nefastas y estaba más triste.

"no quiero tener más relaciones, tengo miedo,
va fatal y ella acabará dejándome"

La psicoterapia sexual consistió en adoptar estrategias y habilidades sexuales, comunicarse con la pareja sobre el problema, reunirnos con ésta y explicarle el trastorno, aumentar la autoestima de Jordi y, especialmente, tener mucha comunicación previa, durante y después del acto sexual con su pareja. También redefinimos y valoramos qué era el acto sexual y la pareja se enriqueció de muchos tipos de sexo sin poner ansiedad al pene de Jordi.

Con pocas sesiones, Jordi no necesitó venir más y no sufrió ningún tipo de recaída, ya que esto le fortaleció mucho su confianza y habilidades sexuales, permitiéndole controlar sus sensaciones pre-eyaculatorias.

 

Joaquim, 28 años: No aceptación de la homosexualidad + depresión. 17 sesiones.

Joaquim nos llamó cuando tenía pensamientos de suicidio. Este es el estado al que llegó por el hecho de tener que enfrentarse a lo que él denominada "una putada ser así". El problema le provenía del entorno familiar tradicional y al hecho de las expectativas tradicionales que tenía con su vida.

"he perdido las ganas de vivir; no sé qué me ocurre"

Cabe comentar que la terapia y el asesoramiento fué más fácil de lo que creíamos, ya que el paciente se desbloqueó rápidamente y colaboró mucho en el proceso, depositándonos mucha confianza.

El debate cognitivo, la búsqueda de información, el trabajo y reprogramación de expectativas vitales, ayudarle a preparar con su hermano y amigos...fueron las estrategias que ocasionaron esta transformación tan rápida.

Le ayudamos a ir sintiéndose cómodo en determinadas situaciones sociales y familiares y a hablar poco a poco de su condición sexual. También le ayudamos a realizar pasos en la experimentación sexual y a buscar ayudas en amigos y amigas que le diesen apoyo moral en los primeros meses.

Actualmente Joaquim continúa viniendo a PSIGMA pero por temas de mejora de rendimiento laboral. El siempre dice que le salvamos la vida entre amigos y psicólogo.

 

Manel, 23 años: Problemas de erección.

La demanda de Manuel al llegar a la consulta fue bastante específica:" Tengo un problema de erección". Explica que hace cuatro años que le pasa de vez en cuando, pero desde que se inició la relación actual en la que está que le ha pasado todas las veces y ahora ya evita tener relaciones sexuales con penetración con su pareja. Cada vez que se enfrenta a una relación sexual con la pareja actual está nervioso de entrada. Durante el juego erótico anterior a la penetración no hay ningún problema con su erección, la consigue bien y no se preocupa. Sin siempre que comenzando con la penetración, al cabo de tres o cuatro penetraciones o incluso mientras se pone el preservativo pierde la erección.

Trabajamos los miedos de Manel, incidiendo en los inseguridades en relación al sexo y trabajando también las creencias que tenía sobre la sexología. Después de enfocar la terapia hacia ejercicios que le permitieran vivir experiencias sexuales beneficiosas, donde en lugar de generar frustración, apareciera satisfacción, placer y permitiera generar más autoconfianza.

"Lo que he aprendido es que unas veces puede ir bien, otras no, algo totalmente normal que puede ocurrir dependiendo de las situaciones, estrés, cansancio etc .. que nos puede producir la vida diaria"

Este pensamiento tan liberador le ayudó a creer más en sí mismo, a soltarse y recuperar la satisfacción de tener buenas y mejores relaciones sexuales, continuando explorando la propia sexualidad y disfrutando más cada día.

 

Marc, 35 años: Eyaculación precoz. 8 sesiones. (Baja consecución de objetivos)

Los casos de tratamiento psicológico de eyaculación precoz van muy bien o muy mal: ésta es la conclusión a la que hemos llegado en PSIGMA en nuestros años de experiencia.

Marco acudía muy preocupado por su problema de eyaculación precoz moderado: aguantaba tan sólo uno o dos minutos en las relaciones sexuales antes de eyacular.

"Temo mucho que mi mujer se canse de mí".

Establecimos objetivos después de haber diagnosticado que se trataba de un problema psicológico lo que le provocaba la disfunción sexual. Desde el principio notábamos que Marco no confiaba en poder mejorar e insistimos en que dejase tiempo y sesiones para conseguir pequeñas mejoras que le diesen confianza.

A pesar de la información, Marc consideró que estaba perdiendo el tiempo y que su problema no era psicológico, debiendo buscar otras alternativas.

 

Contacta con Psigma

620 756 015
info@psigma.cat
Formulario de contacto

Barcelona
C. Aragó 268, 3er 1a

Vic
C. Morgades 19, ent. 3era

Manresa
C. Vilanova, 1-3, 1er F, (Plana de L'Om)
T. 938 723 263

Girona
C. Barcelona 61, 2n 1a

Psigma

El equipo de psicólogos en Vic, Barcelona, Manresa y Girona somos especialistas en psicología infanto-juvenil y de adultos en el diagnóstico y tratamiento psicológico. También somos expertos en terapia de pareja en Barcelona, Vic, Manresa y Girona, sexología, crecimiento personal y psicología jurídica. No dudes en pedirnos información. El equipo multidisciplinar de salud de Psigma te daremos la información que necesites.

Área clientes