centre de psicologia assessorament personal i salut PSIGMA

Català  /  Castellano

¿Cómo estás?

620 756 015

Hola, ¿quieres hablar?

 

Si   Ahora no, gracias

Inicio / Servicios de salud / Psiquiatría / Psiquiatría infanto-juvenil

Psiquiatría infanto-juvenil

Evaluación, diagnóstico y tratamiento de Psiquiatría infanto-juvenil

La psiquiatría infanto-juvenil es la rama de la psiquiatría que evalúa y trata a los trastornos psiquiátricos que afectan a la población infantil y adolescente.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Afecta a 3-7% de la población infanto-juvenil y puede ser una de los causantes de fracaso escolar. Se caracteriza por la facilidad para la distracción, dificultades para mantener la atención, hiperactividad, inestabilidad emocional y/o impulsividad. Con el tratamiento adecuado la evolución suele ser favorable. Se aconseja usar tratamiento multidisciplinario; psicoterapia y farmacoterapi.

Trastorno de ansiedad por separación

Afecta a un 3-5% de la población infantil y puede ser uno de los causantes de absentismo escolar. Se trata de una ansiedad o miedo excesivo ante la separación de los padres. Puede cursar con dolores (de cabeza, de estómago...). La mayoría mejoran con tratamiento psicológico, pero algunos casos graves requieren tratamiento farmacológico.

Fobia simple

Miedo a un estímulo que no es potencialmente peligroso (tormentas, oscuridad, fuego, sangre...), que normalmente remiten espontáneamente pero que en algunos casos, es necesario consultar a un profesional ya que puede limitar la vida del niño.

Fobia a la escuela

Incapacidad para acudir a la escuela por un miedo irracional a algún aspecto del entorno escolar. Causa absentismo escolar y disminución del rendimiento académico. En casos graves es necesario ayuda de un profesional.

Acoso escolar o bullying

Maltrato verbal o físico entre compañeros de la escuela o en el ámbito escolar. Se calcula que lo sufren un 11% de escolares. Puede complicarse con absentismo escolar, empeoramiento del rendimiento académico, disminución de la autoestima, ansiedad, dolor de cabeza, insomnio..., lo que puede necesitar la ayuda de un profesional para evaluar la necesidad de tratamiento psicológico y/o farmacológico.

Fobia social en la infancia y la adolescencia

Afecta a un 1-2% de la población infanto-juvenil. Se trata de una ansiedad excesiva ante situaciones sociales, por lo que puede cursar con disfunción social. La mayoría de casos mejoran con tratamiento psicoterapéutico, pero en algunos casos más graves se debería valorar tratamiento farmacológico

Trastorno de pánico en la infancia y adolescencia

Cursa con episodios de ansiedad y/o de miedo intensos sin desencadenante claro. Afecta a 2-4% de la población infanto-juvenil. Para evitar complicaciones (depresión, consumo de tóxicos…) es necesario tratamiento multidisciplinario (psicoterapia y farmacoterapia) precoz.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) en la infancia y la adolescencia

Afecta a un 8% de la población infanto-juvenil. Se trata de una ansiedad, presente durante la mayor parte del día, que no es congruente con los acontecimientos vitales del momento. Puede relacionar-se con absentismo escolar y síntomas físicos (cansancio, tensión muscular, insomnio…). Los casos leves pueden tratarse con psicoterapia, la farmacoterapia se reserve para casos moderados o graves.

Trastorno por estrés postraumático (TEP) en la infancia y la adolescencia

Pueden desarrollar este trastorno un 3-15% de chicas y un 1-6% de chicos que han experimentado un hecho traumático (maltrato, accidente…). Cursa con hiperalerta y reexperimentación del hecho traumático. Es importante una intervención precoz, tanto a nivel psicoterapéutico como farmacológico.

Depresión en la infancia o la adolescencia

Aecta a un 1-2% de los niños y a más de un 15% de adolescentes. En niños puede no manifestarse con tristeza lo que puede retrasar el diagnóstico, por lo que ante cambios de conducta acudir a un profesional. Se suele asociar a disfunción social y disminución del rendimiento académico. En casos leves se puede considerar el uso de terapias no farmacológicas pero en casos moderados o graves es necesario tratamiento farmacológico.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) en la infancia y la adolescencia

Afecta a más de un 3% de población infanto-juvenil. Se caracteriza por rituales que responden a pensamientos intrusivos, que es necesario distinguir de rituales no patológicos a veces presentes en la infancia. Puede afectar al funcionamiento y al desarrollo académico, y sino se trata puede llegar a ser incapacitante. Se aconseja usar tratamiento farmacológico y psicoterapia.

Trastorno por tics

El tic, movimiento involuntario repetitivo, es el trastorno del movimiento mas frecuente de la infancia. En algunos casos se puede autolimitar (19% de los niños) pero en otros se cronifica (2-5% de los niños). Puede ser útil la psicoterapia, pero en algunos casos requiere tratamiento farmacológico.

Trastorno de conducta

Presente en un 1-10% de los niños. Es caracteriza por un patrón de conducta en el que violan las normas sociales y/o los derechos de los otros. Pueden mejorar con terapia psicológica conductual, pero en algunos casos es necesario recorrer a tratamiento farmacológico.

Trastornos del espectro autista

Son los denominados trastornos del desarrollo (Autismo, Síndrome de Asperger…), presentes en un 0.6% de los niños. Son niños que tienen dificultades en las relaciones sociales y en la comunicación. No existe un tratamiento específico, suele estar dirigido a mejorar la calidad de vida y es multidisciplinario. Algunos casos presentan síntomas (ansiedad, trastorno de conducta…) que pueden ser tributarios de tratamiento farmacológico.

Retraso mental o discapacidad intelectual

Se caracteriza por una capacidad intelectual por debajo del promedio, de inicio en la infancia i que afecta al 1% de la población. Se suele manifestar con dificultades para realizar actividades propias de la edad, como por ejemplo dificultades en el aprendizaje. Hay de diferentes gravedades. No existen tratamientos específicos pero si de sintomáticos (para la ansiedad, la agresividad, la impulsividad...) pudiendo mejorar la calidad de vida del niño y/o adolescente.

Trastornos de conducta alimentaria

Como la anorexia (presente en 1% de la población) i la bulimia (presente en 1-2% de la población). Se caracteriza por conductas, de origen psicológico, en relación a la alimentación que no son saludables. Cada una tiene unas características determinadas y pueden tener complicaciones médicas concretas, que necesitan un manejo determinado. Generalmente el tratamiento es psicológico pero en ocasiones requieren tratamiento farmacológico.

Encopresis y enuresis

Son los llamados trastornos de eliminación; la encopresis se refiere a la emisión de heces y la enuresis a la de orina, en lugares y/o momentos inadecuados. La encopresis está presente en 1% de los niños y la enuresis entre 1-10%. Pueden acompañarse de disminución de la autoestima. El manejo suele ser psicológico, pero algunos casos pueden requerir tratamiento farmacológico.

Terrores nocturnos

Aparición repetida de sueños terroríficos que interrumpen el sueño y empeoran el descanso nocturno. Puede afectar 1-6% de los niños. Si interfieren la vida diaria del niño, es necesario consultar a un profesional.

Adicción a internet y/o a los videojuegos

El avance y la accesibilidad tecnológica de los últimos años hace que los niños dediquen más tiempo a internet o a los videojuegos. Con este tipo de juego se desarrollan algunas habilidades (coordinación viso-motora, estrategia...) pero también constituyen un peligro potencial derivada de su mal uso o abuso. Se calcula que el abuso a videojuegos afecta un 2% de la población infanto-juvenil. Cuando el uso de estas tecnologías interfiere a la vida cuotidiana del niño o adolescente, es necesario consultar con un profesional. La mayoría de veces el tratamiento es psicológico, pero en ocasiones puede ser necesario tratamiento farmacológico.

El niño y el adolescente ante la enfermedad

El diagnóstico de una enfermedad (por ejemplo diabetes) en un niño o adolescente, supone un estresor tanto para el niño como para la familia. El afrontamiento de esta depende del nivel de madurez del niño y del apoyo emocional que ofrezca la familia y/o los profesionales implicados en el proceso. Generalmente, con el tiempo, tanto el niño como la familia suelen aceptar el diagnóstico, pero en algunos casos se puede complicar con síntomas psicológicos (ansiedad, insomnio, depresión...) que pueden necesitar tratamiento psicológico y/o farmacológico

Psiquiatria

Este servicio está disponible en:
PSIGMA Barcelona
PSIGMA Vic
PSIGMA Manresa
PSIGMA Girona

Consulta la metodología en psiquiatría que utilizamos en Psigma

“En Psigma tratamos los problemas infantiles des de una óptica multidisciplinar”

Arriba

Contacta con Psigma

620 756 015
info@psigma.cat
Formulario de contacto

Barcelona
C. Aragó 268, 3er 1a

Vic
C. Morgades 19, ent. 3era

Manresa
C. Vilanova, 1-3, 1er F, (Plana de L'Om)
T. 938 723 263

Girona
C. Barcelona 61, 2n 1a

Psigma

El equipo de psicólogos en Vic, Barcelona, Manresa y Girona somos especialistas en psicología infanto-juvenil y de adultos en el diagnóstico y tratamiento psicológico. También somos expertos en terapia de pareja en Barcelona, Vic, Manresa y Girona, sexología, crecimiento personal y psicología jurídica. No dudes en pedirnos información. El equipo multidisciplinar de salud de Psigma te daremos la información que necesites.

Área clientes