Cat / Esp

Beneficios de la relajación

La relajación es una de las actividades que las personas tenemos al alcance de la mano y que nos ayuda a disfrutar mucho más y mejor de nuestra vida, ante situaciones problemáticas o simplemente para cuidarnos.

El ritmo de vida diaria muchas veces nos lleva a vivir con nervios, estrés, prisas, pensamientos negativos, responsabilidades y problemas que nos impone la vida y que nos auto imponemos. Muchas veces es como si lleváramos el “piloto automático” puesto, y continuáramos con él hasta que nuestro cuerpo nos avisa que estamos sobrepasando la velocidad adecuada para su buen funcionamiento.

Pero cuando el cuerpo ya nos avisa que estamos sobrepasando sus límites, normalmente llevamos tiempo sobre esforzándonos, y nos cuesta parar y llevar a nuestro cuerpo a una velocidad sana para nosotros. Además, al cuerpo le cuesta llegar de nuevo a los niveles óptimos de salud, ya que le hemos estado exigiendo por encima de sus posibilidades.

Para estas situaciones y simplemente para cuando te quieras cuidar, te proponemos que cambies el enfoque: en vez de esperar a estar muy mal para frenar el ritmo, ¿por qué no aprendes formas que te ayuden a llevar tú día a día de forma más saludable? Y si ya estás mal y no sabes cómo hacer para encontrarte mejor, ¿por qué no dedicar unos minutos al día a una actividad que te haga sentir mejor? ¿Por qué no cuidarnos un poco?

Los beneficios de la relajación para la persona son muchos y a varios niveles.

A nivel psicológico y/o emocional, está ampliamente comprobado que la relajación nos ayuda a estar mejor con nosotros mismos, aportando equilibrio y bienestar.

A nivel físico, algunos de los beneficios de la relajación son:

  • Disminución de la presión arterial y del ritmo cardiaco.
  • Disminución del ritmo respiratorio. Se regula la respiración, lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células. Estimula el riego sanguíneo.
  • Disminución de la tensión muscular.
  • Reducción de los niveles de secreción de adrenalina y noradrenalina por las glándulas suprarrenales.
  • Aumento de la vasodilatación general, lo que trae consigo una mayor oxigenación periférica.
  • Reducción en los niveles de colesterol y grasas en sangre.
  • Aumento del nivel de producción de leucocitos, lo que refuerza el sistema inmunológico. Esto aumenta la capacidad de recuperación y prevención de enfermedades.
  • Disminución en la cantidad de lactato sanguíneo (este es uno de los instigadores de la ansiedad).
  • Desarrollo de un estado de descanso al nivel más profundo.
  • Aumento de las frecuencias cerebrales Alfa (correspondientes a estados relajados).