Cat / Esp

Los problemas sexuales masculinos: Cuerpo vs Mente

Frecuentemente, los hombres con dificultades de tipo sexual que acuden a la consulta, dudan entre si su problema es debido a un mal funcionamiento de su organismo o bien se trata de un “problema mental”.

Yo puedo adelantar que en la gran mayoría de los casos, los problemas sexuales se pueden tratar desde la psicoterapia y suelen presentar un buen pronóstico, como por ejemplo en problemas de eyaculación precoz, de impotencia o de eyaculación retardada. De todas formas, es recomendable visitar a un especialista, en estos casos un urólogo/a o un andrólogo/a, para descartar la posibilidad de que las dificultades las esté causando un mal funcionamiento del organismo.

Frustració

Podemos sospechar de que se trata de un problema mental cuando:

  • El problema aparece en un momento dado de nuestra vida. Es decir, que éste no ha estado siempre presente y que ha aparecido de repente o de forma gradual.

  • El problema se presenta en situaciones concretas y no de forma general. Por ejemplo, puede que no tengamos problemas de erección durante la masturbación y en cambio sí en las relaciones sexuales con tu pareja.

  • Hemos sufrido una experiencia traumática en el pasado. Por ejemplo, una situación que nos ha provocado mucho malestar como podría ser el caso de un abuso sexual.

  • Hemos experimentado en el pasado o en el presente niveles altos de estrés o de ansiedad. Ya sea directamente relacionada con la situación sexual y/o debida a otros problemas como por ejemplo problemas mas de pareja, familiares, de trabajo, etc.

Los problemas sexuales a menudo provocan que entramos en un círculo vicioso del que es difícil salir. Cuando tenemos una mala experiencia nos podemos sentir frustrados, decepcionados o enfadados con nosotros mismos, esto hace que afrontamos la próxima relación sexual con miedo y/o nerviosismo, anticipando el fracaso. Estos pensamientos y este nerviosismo bloquean la respuesta sexual y como resultado es muy probable que se repita la mala experiencia.

Círculo vicioso

Si este círculo vicioso se va repitiendo en el tiempo, hace que éste se vaya  fortaleciendo y en consecuencia cada vez cuesta más de romper. El encadenamiento de fracasos puede hacer que aumente la insatisfacción en la pareja y que baje la autoestima en el hombre hasta el punto de perder el deseo sexual. Las tensiones que puede generar esta problemática en la pareja a la larga puede incluso provocar la ruptura de la relación. Quiero insistir, sin embargo, que en la mayoría de casos se puede revertir el problema mediante la psicoterapia.

El sexo es uno de los placeres de la vida que vale la pena cuidar y cuanto antes tratamos los problemas sexuales, más probabilidades tendremos de conseguir un resultado satisfactorio.

Plaer de la vida