Cat / Esp

Coaching: ¿una palabra de moda o algo más?

El uso generalizado de esta palabra para designar cosas distintas, intensifica la confusión entre el público, lo que es una disciplina reconocida y contrastada desde hace más de 30 años, con muy buenos resultados en el mundo empresarial, deportivo, personal y, más recientemente, el educativo.

El coaching es una disciplina profesional que está creciendo a nivel mundial por sus múltiples beneficios después de relativamente pocas sesiones (entre 6 y 12). Beneficios constrastados por diferentes estudios e investigaciones que se pueden encontrar en la red. El coaching se impregna de diversas disciplinas psicológicas, filosóficas así como la lingüística, y nace como metodología en Inglaterra de la mano de John Whitmore a principios de los años 80, dentro del mundo deportivo y empresarial.

Whitmore propone una metáfora como principio base de esta disciplina: “Las personas somos como un pequeño bellota, que contiene en su interior todo el potencial para convertirse en un roble”. Y en este sentido, el coaching se enfoca siempre en las soluciones y fortalezas más que al origen de los problemas o debilidades.

¿Para qué sirve el coaching?

Cuando me hacen esta pregunta, a mí me gusta explicar, que el coaching sirve para cambiar, transformar, con el fin de ganar en bienestar. Consiste en un proceso de acompañamiento personalizado y confidencial a personas para conseguir resultados. Haciendo un paralelismo con una comadrona que facilita un parto, un nacimiento, un coach facilita un proceso de cambio que lleva a cabo el cliente.

A través de conversaciones estructuradas con el / la coach, la persona toma conciencia de la situación, los recursos, limitaciones y fortalezas, incrementando las alternativas y estrategias para conseguir el objetivo marcado, generando el compromiso y la acción necesarias para llegar al mismo. A menudo cuando una persona acude a un profesional coach, surgen preguntas del tipo: ‘Entonces, tú no me dirás lo que tengo que hacer?’, ‘No me dirás cuál es la mejor solución?’. Pues no. El o la coach profesional no aconseja, no sugiere soluciones, no cura, no dirige. Si hace esto no es un coach, es otra cosa. Por ello, es importante diferenciarlo de otras disciplinas.

¿Qué diferencia hay entre coaching, consultoría, psicoterapia, mentoring o entrenamiento deportivo?

Una consultoría tiene que ver con información, sistemas y análisis, hace recomendaciones y prepara estrategias para solucionar un problema. Un buen coach es un experto en personas y ayuda a lograr objetivos a personas que quizás por sí solas no lo conseguirían.

La psicoterapia, se orienta a corregir y superar problemas psicológicos, generalmente relacionados con un sufrimiento psicológico, y se parte sobre todo de la experiencia pasada. Con el coaching se parte del presente (situación actual) hacia el futuro (situación deseada) estableciendo qué pasos y acciones a realizar para llegar. Se cuenta con que la persona está “sana” y comprometida con el objetivo a conseguir.

En el mentoring se forma, aconseja una persona con menos experiencia, sobre una temática que domina. La relación con el / la discípulo / a es larga y de transferencia de conocimientos y experiencia. Y en cambio, en el coaching, las respuestas las tiene el cliente, y son procesos que duran generalmente entre dos y tres meses.

El entrenamiento deportivo se basa en principios deportivos como: ir hacia la meta, ser el mejor, ganar al otro. En cambio, el coaching refuerza las habilidades del cliente, no ayuda a vencer al equipo contrario. No enseña, sino que ayuda a aprender.

¿Cuándo és útil el coaching?

El coaching es especialmente útil, cuando estamos en un proceso de cambio o necesitamos provocarlo, o bien cuando queremos mejorar o potenciar algo. Por ejemplo:

* Para mejorar las relaciones personales, las habilidades de comunicación o facilitar la toma de decisiones.
* Para adquirir hábitos más saludables, que quizás ya has intentado antes y no lo has conseguido como quisieras (cuidar el peso, dejar de fumar, hacer deporte regularmente, etc)
* Para reorientarte profesionalmente, o ayudarte a emprender o potenciar un negocio.
* Para descubrir o desarrollar nuevas habilidades.

En definitiva, el coaching personal, académico y profesional está ayudando a muchas personas a alcanzar sus retos, y esto va mucho más allá de una palabra de moda.

Autora del texto:  Roser Claramunt Oliva. T. 658560907 Psicóloga Coach. Centro Psigma Barcelona, Manresa y Vic. www.psigma.cat