Cat / Esp

¿Soy adicto/a a las compras y/o a las ofertas? ¿Qué puedo hacer para solucionarlo?

Buenos días,

Partimos de la base de una sociedad consumista en la que las cosas pasan de moda y no se sustituyen cuando se rompen o estropean sino cuando nos cansamos de ellas. Además, cada cierto tiempo la sociedad nos recuerda algún motivo para gastar dinero en compras: Reyes, San Valentín, Día del padre, Día de la madre… Pero, ¿cuándo tengo que preocuparme realmente?

La compra compulsiva es una adicción u obsesión. Comprar ya no se convierte en un pasatiempo ni en algo que se haga de forma puntual sino que pasa a ser algo que trata de llenar un vacío o carencia y que puede conllevar problemas económicos y emocionales.

Todos conocemos a alguien al que le ha dejado la pareja o que se encuentra más deprimido. ¿Quién no ha usado la frase de: Esta tarde nos vamos de compras y se te pasan todas las penas? Especialmente las chicas tienden más a esta “afición”, pero cada vez son más los chicos que presos de los estándares de belleza caen en la compra compulsiva. Esto lo hacemos porque sabemos que comprando nos sentiremos bien. ¿Pero qué pasa realmente en nuestro cerebro? Cuando compramos nos sentimos bien porque nuestras neuronas reciben una dosis de dopamina que llega a la amígdala (región del cerebro encargada de regular las emociones) despertando una sensación placentera similar a la que se recibe cuando se consume droga o se practica sexo.

Si bien es cierto que de vez en cuando a todos/as nos gusta experimentar esa sensación, y cuando llega la época de rebajas pensamos en aprovechar las gangas, el problema viene cuando no se puede evitar comprar y es algo recurrente, cuando no se observa la diferencia de precio o cuando uno no se cuestiona la necesidad de adquirir dicho producto.

bolsas


¿Cuáles son las señales que debes tener en cuenta para detectar si tienes, o no, dicho problema?

  • Si sientes ansiedad o excitación por ir a centros comerciales y ello está en tu pensamiento una parte importante del tiempo
  • Si cuando entras en una tienda no piensas en la necesidad del producto ni en sus características, precio, etc, es decir, lo adquieres de forma manera impulsiva
  • Si quieres resistirte a la compra pero no te sientes capaz
  • Si cuando haces la compra te sientes muy bien pero posteriormente aparece el sentimiento de culpa
  • Si llenas el armario/casa de productos que no utilizas o que conservas en la caja o con la etiqueta pero tampoco los devuelves

La diferencia con respecto a la falta de adicción a las compras es el sentimiento de libertad. Quien no tiene dependencia a las compras se siente bien con la compra hecha y no aparece la culpa. Es libre de decidir si compra o no el producto. Un/a adicto/a a comprar, tiene emociones contrapuestas de bienestar y culpa que le lleva a la necesidad de seguir adquiriendo productos con el fin de llenar algún vacío. A veces, es simplemente el hecho de sentir que ha adquirido una ganga. Hay personas que sólo miran la etiqueta roja o amarilla y no se fijan en el precio actual del producto.

¿Qué puedes hacer para resolverlo?

  • Intenta salir a la calle con el dinero justo y sin tarjeta de crédito/débito
  • Antes de ir a comprar, haz un listado de todo aquello que necesitas y una vez en la calle céntrate en completar la lista sin añadir nada. Esto también es válido para cuando vayas de rebajas
  • Si quieres comprar algo que no esté en la lista, vete a casa, piensa en la necesidad que tienes de adquirir el producto y pasadas unas horas, decide si vas o no a comprarlo. Habla si quieres con alguien para que te aconseje
  • Bloquea los portales o webs que facilitan la compra online. La red hace más fácil la compra compulsiva. Evita todos esos estímulos
  • Evita ir de compras con personas que sean impulsivas o que te inciten a comprar
  • En época de rebajas, intenta ir a centros comerciales lo menos posible
  • Intenta buscar otros hobbies o aficiones
  • Cuando tengas ganas de comprar, intenta pensar en los motivos y emociones que te pueden llevar a querer ir de compras. Las emociones nos avisan de aquello que va mal en nosotros
  • Habla del problema con personas que te sirvan de freno y cuando tengas que ir a comprar, ves con ellas
  • Acude a un especialista que te ayude a resolver el problema

Encarni Muñoz, psicóloga a PSIGMA BARCELONA
encarnimunoz@psigma.cat