Cat / Esp

El mejor refugio

¡Buen día de invierno psigmeros/as!

La forma que adopta una determinada relación, las expectativas que despierta y la manera en que sus partícipes quieren vivirla, siempre estarán configuradas por factores sociales, culturales y religiosos y también por la articulación psicológica de las partes implicadas.

Hoy en día, lo que si es ya evidente, es la importancia (cada vez mayor) que se da a la calidad de la relación, tanto desde la perspectiva de la satisfacción emocional y sexual como desde la calidad de la compañía. En este sentido y seguramente por un listado de razones que parece interminable, conseguir hoy en día que la relación de pareja se mantenga estable y sea duradera en el tiempo parece tarea ardua y excesivamente laboriosa.

En el artículo de hoy he querido compartir con vosotros algunas aportaciones de la teoría de Kohut (1984), ya que aporta una visión interesante sobre algunas de las necesidades psicológicas humanas que consciente e inconscientemente, podríamos buscar y desear satisfacer en la relación de la pareja.

Para situarnos un poco, la teoría dice que todos tenemos expectativas (buena parte de ellas inconscientes) sobre la forma de relacionarnos con los demás basadas en nuestras experiencias pasadas. Así, las primeras relaciones con los padres, hermanos, abuelos y profesores dejan un sello en forma de objetos internos: representaciones mentales de los demás y propias (las denominadas por él, experiencias auto-objeto).

Por el elevado grado de intimidad, en la relación de pareja estos recuerdos conscientes e inconscientes de antiguas experiencias auto-objeto se reactivarán, además de la esperanza de que se aporte lo que en las relaciones parentales faltaba o pecaba de escasez.

La experiencia de auto-objeto en la relación de pareja se refiere a ser capaz de utilizar al otro como fuente de mantenimiento, restablecimiento o consolidación de la experiencia interior del yo.

Kohut dice que a lo largo de la vida (desde el nacimiento hasta la muerte) los humanos necesitan 3 formas particulares de experiencias auto-objeto. De este modo, en una relación, si ambos miembros de la pareja logran satisfacerse estas necesidades mutuamente, aumentarán las posibilidades de que la relación sea satisfactoria y así perdure por más tiempo.

pexels-photo-238622

1- REFLEJAR EN EL ESPEJO: Esta necesidad supone ser receptivo a los estados de orgullo, efusividad, entusiasmo y dominio del yo. Las parejas sienten una intensa necesidad de obtener mutuamente estos tipos de respuestas. Si la alegría de conseguir algo no se puede compartir porque provoca una reacción competitiva, de resentimiento o retraimiento en el otro, se agudizarán las ganas que sean los otros los que miren en nuestro espejo.

2-IDEALIZACIÓN: Existe la necesidad de que el compañero aporte una presencia que calme, contenga y apacigüe al otro cuando la ansiedad, la vulnerabilidad y el desasosiego superen la capacidad normal de autorregularse. El compañero ejerce provisionalmente las funciones tranquilizadoras, lo que significa que puede haber un retorno a un estado más estable del yo. Aunque estas necesidades de estabilidad y seguridad son esenciales para que una relación de pareja funcione bien, deben guardar equilibrio con la función del espejo, que favorece mejor el desarrollo y el crecimiento personales.

3-ESCENA INTERNA DE PAREJA: Esta produce una sensación de pertenencia. En una pareja la sensación de pertenencia depende de una similitud en los valores, los gustos y las costumbres. Si existen unas diferencias excesivamente grandes, puede surgir un sentimiento de aislamiento y distanciamiento que puede perturbar la unión de la pareja.

Así pues, creo que es importante leer entre líneas, entendiendo que todo esto que Kohut dice seguramente nos parece muy obvio pero en realidad es lo que mueve a muchas parejas a venir a consulta o directamente a romper la relación, pues entre otras dificultades, habría una incapacidad para aportarse mutuamente las funciones de auto-objeto. En momentos de estrés, por ejemplo, estas necesidades son de primordial importancia.

pexels-photo-197071Según Kohut, en una relación sana se viven las experiencias de sentirnos escuchados, comprendidos o protegidos. Afirma que si la relación se puede experimentar como un refugio en un mundo escabroso, normalmente la satisfacción marital será alta.

No puedo evitar pensar que revisándonos cada uno nuestra propia mochila (de la manera y con el método que creamos conveniente), con humildad y simplicidad, el mundo que describe Kohut sería menos escabroso y que probablemente el refugio del que habla sería algo más seguro y placentero. Entonces tal vez, y sólo -tal vez-, sentiríamos deseo de hacer estancia durante un largo periodo…

Estamos a vuestra disposición para todo lo que necesitéis,

¡Saludos y buena semana!

Laura Fabré Calonge, psicóloga en PSIGMA VIC
laura@psigma.cat