Cat / Esp

¡¡Más hábitos alimentarios y menos dietas!!

Buenos días!

Llega el buen tiempo y mucha gente quiere empezar a hacer dieta para perder los kilos que ha ganado durante el invierno. ¿Qué dieta debemos seguir? ¿Cómo lo tenemos que hacer? Con este post NO obtendrás la poción mágica para adelgazar, pero obtendrás las recomendaciones básicas para empezar a instaurar hábitos saludables y que estos te sirvan para reducir peso y lo más importante …. mantenerlo a largo plazo y que no sea una dieta más.

1 -No te equivoques de motivación

En nuestra sociedad moderna, la imagen es la que prevalece por encima de todo. No se debería perder peso porque los cánones de belleza actuales pongan en un altar a las personas delgadas (especialmente las mujeres). Lo más importante es la salud y el bienestar. Tener sobrepeso u obesidad va asociado a riesgos médicos que implican pérdida de calidad de vida, medicación para corregir determinados parámetros analíticos que se han alterado, bajo tono, baja autoestima…en definitiva, hay que buscar salud a través del cambio de hábitos alimentarios.

OV26AOMUMI

2. ¡Se necesita tiempo!

No esperes milagros. Adelgazar y gozar de buena salud es una de esas cosas que requieren un esfuerzo constante (asumible) y tiempo. No te creas nada de las dietas milagrosas porque son peligrosas para tu salud, provocando grandes desequilibrios de los grupos de nutrientes.

3.- No te obsesiones

La idea es que cambies tus comportamientos a largo plazo y estés feliz. Si te impones demasiadas restricciones y te obsesionas en exceso, dejarás de disfrutar de la vida, y eso sería absurdo. No te conviertas en un extremista de la dieta. Controla lo que comes y crea hábitos que puedas mantener a largo plazo. Es peligroso ser extremista, poniéndote por ejemplo a hacer mucho más ejercicio de lo que acostumbrabas a realizar o reduciendo drásticamente la ingesta de alimentos. Las cosas no funcionan así. Te arriesgas a desfallecimientos (el cerebro necesita azúcar constantemente) o a quemar las proteínas de tus músculos (lo que te haría perder condición física). Por lo tanto: piensa a largo plazo y corrige poco a poco tus prácticas.

4.- El picoteo, uno de los principales enemigos

Lo importante es que tengas los niveles de glucosa siempre estables para conseguir controlar la ansiedad. Es fundamental valorar tus necesidades a lo largo del día y preguntarte por qué hay horas donde el cuerpo te reclama más, y así tomar las decisiones de hacer 3, 4 o 5 comidas. No todas las personas somos iguales, ni tenemos los mismos gustos y preferencias, por lo tanto, debes saber distribuir bien las pequeñas colaciones para conseguir que tu glucosa siempre esté estable y el organismo mínimamente saciado.

5.-¡Verduras y hortalizas al poder!

Las verduras y hortalizas deben ser las protagonistas de las comidas principales de tu dieta y si no es así, como guarniciones de segundos platos. Son los alimentos aliados cuando queremos reducir peso y disfrutar de unos buenos hábitos alimenticios puesto que tienen un bajo poder calórico y son altamente ricas en vitaminas, minerales y fibra. Añadir verduras y hortalizas es enriquecer las comidas de color y sabores ya sea en forma de ensaladas, menestras variadas, cremas, caldos vegetales, etc.

verdura

6.-Come sano… y reduce aquellos alimentos que todos sabemos

La bollería industrial, las salsas, los productos precocinados, etc., son cosas que engordan y progresivamente, hay que reducir su consumo. Necesitamos de todos los grupos de los alimentos (la mayoría de nosotros tenemos presente la Pirámide de la Alimentación Saludable), pero más importante que las proporciones en si mismas, es que a lo largo del día en nuestra dieta estén presentes: verduras y frutas, cereales y tubérculos, lácteos, proteínas y aceite de oliva. Si consumes más calorías que las que gastas engordas, y si gastas más energía que la que aportas adelgazas. Pero claro, como ya he comentado en otros posts, no sólo hay que tener presente el número total de calorías sino como las repartimos a lo largo del día, ya que el cuerpo no quema igual por la mañana que por la noche.

dietista


7.- Actívate

Muchas personas se obsesionan con lo que deberían comer y con lo que no, cuando en muchos casos el problema principal es la falta de ejercicio. Si tienes sobrepeso, asegúrate de ir poco a poco, pues un error habitual es que una persona con un exceso de peso se ponga a correr repentinamente y se acabe dañando las rodillas porque las articulaciones no están preparadas para desplazar tanto peso. Hay que realizar actividad física de una forma REGULAR y DIARIA y así tendremos el binomio perfecto para reconducir progresivamente la pérdida de peso.

8.-AGUA: Si o no?

El agua no tiene calorías, por lo tanto, su consumo no nos hará ni ganar ni perder peso. Tampoco tiene importancia si este consumo se realiza antes, durante o después de las comidas. El organismo obtiene agua a partir de la bebida, de los alimentos y del agua metabólica (la que se produce en los tejidos a partir de la oxidación) y la pierde por la orina, las heces y la evaporación (pulmones y piel). Para mantener un equilibrio entre la ingesta y la pérdida de agua, el organismo tiene una serie de mecanismos complejos que están destinados a hacer que el volumen y la distribución del agua intra y extracelular se mantengan constantes. Así, para mantener este equilibrio interno, la cantidad de agua diaria recomendada se situaría alrededor de uno y medio a dos litros y se desaconseja el uso de diuréticos o de laxantes como método para perder peso.

9.- Mide tus progresos, en medida

No lo hagas todos los días, ni incluso cada semana, podrías pesarte cada mes para ver cómo has bajado de peso. Es importante que dejes pasar tiempo para ver resultados y es importante que veas los resultados para seguir motivado. Procura siempre pesarte en las mismas condiciones (por ejemplo por la mañana antes de ducharte y en ayunas). Y recuerda que: lo importante no es cuánto pesas sino qué es lo que te pesa y dónde te pesa!

10.- SÉ FELIZ

Ser feliz es una decisión diaria  y como cualquier otro hábito, requiere un compromiso constante para internalizarlo. Entonces, ten primero la INTENCIÓN, la predisposición para salir de tu zona de confort, para dejar viejas costumbres y pensamientos atrás, y comienza a realizar, desde ya, simples modificaciones que te irán aportando esa sensación de bienestar y plenitud y que te permitirán ser más feliz. Es decir: ¡deja de buscar la felicidad, y empieza a vivirla!

beach-vacation-people-sand-large

 

Estas son nuestras 10 recomendaciones básicas para empezar a instaurar hábitos saludables y de así conseguir que cualquier dieta o propósito de perder peso lleguen por fin a buen puerto. ¿Conoces más hábitos? ¡Comenta!

Si necesitas mas informacion no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de Dietética y Nutrición de PSIGMA.

Neus Arimany Criballés,  Dietista-Nutricionista de PSIGMA VIC.
neus@psigma.cat