Testimonis de psicologia esportiva

Raul. 35 anys. Curses de muntanya.

En Bernat m’està ensenyant a sentir, detectar i posar ordre al meu potencial amb uns recursos propis que tenia oblidats.

Tinc 35 anys, però fins fa poc no vaig entendre que aprendre a formar-ne part i integrar-s’hi sense alterar res són requisits indispensables per gaudir d’una cursa de muntanya. Només així la naturalesa t’acull i és agraïda. Aplicar la força bruta i ser tossut són actituds contraproduents.
Amb en Bernat he entès la necessitat d’integrar el component físic i el psíquic. M’està ensenyant a sentir, detectar i posar ordre al meu potencial amb uns recursos propis que tenia oblidats. Tot plegat amb la finalitat de gaudir del que faig i obtenir el màxim rendiment.
No és una tasca fàcil, però m’està demostrant que es pot fer. I ell sap com.

Iñaki. 27 anys.

Desde el primer momento que fui con Bernat, mi vida fue cambiando positivamente. Me ha hecho abrir los ojos en ciertos temas de la vida y esos pequeños cambios me han ayudado muchísimo

Mi experiencia por primera vez con un psicólogo deportivo, Bernat, ha sido muy satisfactoria. Este año ha sido muy difícil para mí, con muchos cambios en el día a día a los que me costaban mucho adaptarme. Nunca había vivido solo, tampoco había tenido entrenador ni nutricionista.

Principalmente la soledad de estar en el piso me amargaba un poco, porque no me gustaba en absoluto esa situación. Con el paso del tiempo la cosa fue a peor porque no encontraba la solución a ese problema, porque me estaba perjudicando seriamente en la alimentación (atracones) y en los entrenamientos y competiciones. Todos sabemos que en la vida hay que tener equilibrio en todas las facetas: si una o dos fallan todo lo demás se resiente, porque al final es una cadena.

Por ejemplo, si la situación de estar solo no me gustaba, estaba triste, desmotivado y ansioso. Esta situación me provocaba atracones de comida y estos atracones me provocaban un gran cansancio físico y un aumento de peso. Bajabaa mi rendimiento tanto entrenando como compitiendo. Viendo que estos episodios se iban repitiendo con regularidad decidí ponerme en manos de un psicólogo deportivo, aconsejado por la nutricionista Neus, ya que tanto yo como ella sabíamos que el problema no estaba en el cambio de dieta que había tenido, sino que necesitaba mejorar y arreglar la mente.

Desde el primer momento que fui con Bernat, mi vida fue cambiando positivamente. Puse en práctica unos pequeños cambios que me había propuesto y funcionaron muy bien. Me ha hecho abrir los ojos en ciertos temas de la vida y esos pequeños cambios me han ayudado muchísimo. Por ejemplo, no ser tan perfeccionista, no privarme de muchas cosas que haciéndolas me harían feliz, buscar soluciones a cosas que antes pensaba que era blanco o negro.

La experiencia ha sido mejor de lo que imaginaba, porque me dio ese impulso psicológico que quería y las herramientas mentales para llevar la vida de la mejor manera posible buscando la felicidad en el día a día.

Contacte

Formulari de contacte

Fes-nos una consulta i et responem

Em vull subscriure al butlletí Em vull subscriure el butlletí de Psigma
He llegit i accepto el document de política de privacitat

×
Contacte

Formulario de contacto

Envíanos tus datos y te respondemos!

Quiero suscribirme al boletín Quiero suscribirme al boletín de Psigma
He leído y acepto el documento de confidencialidad y protección de datos

×

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar la seva experiència i els nostres serveis. Si continua navegant, vostè està acceptant el seu ús. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Psigma